Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Empresa P. Riaño. Nueva York

Inditex eleva el posicionamiento de Zara y la aleja de Gap y H&M

Inditex da un paso más en su estrategia de crecimiento. La compañía completa el cambio de imagen de su cadena estrella, Zara, con la apertura en Nueva York de un establecimiento en el 666 de la Quinta Avenida. La tienda, que sigue la imagen estrenada en A Coruña en 2011 y que ha comenzado a implantarse en otras ciudades del mundo, eleva la imagen de la enseña y la aleja de sus principales rivales, Gap y H&M.

 

El local, que cuenta con 3.000 metros cuadrados de superficie y se convierte en el mayor de la compañía en Estados Unidos, se distribuye en tres plantas. Se trata del único local que Inditex tiene en propiedad en Nueva York y por él pagó 350 millones de dólares. La tienda abrirá al público mañana.

 

La compañía presidida por Pablo Isla ha escogido este establecimiento para llevar a cabo la presentación oficial del nuevo concepto de retail de Zara, no sólo por su ubicación en una de las principales arterias comerciales del mundo sino también por su simbolismo: Nueva York fue la primera ciudad internacional en que recaló Zara, después de Oporto. El local, que sigue criterios ecoeficientes y tecnologías para pagar con el móvil (NFC), está flanqueado por las cadenas Hollister y Uniqlo.

 

Diseñado por la arquitecta Elsa Urquijo, el nuevo concepto de retail de Zara aleja a la cadena de la imagen tradicional de una compañía de gran distribución. Con tonos blancos y limpios, las prendas aparecen ordenadas por colecciones y, a su vez, por looks completos.

 

Aunque este orden ya era el que utilizaba Zara hasta ahora, se hace mucho más evidente gracias una organización mediante córners o cubos que delimitan una serie de prendas de otra y destacan el producto.

 

Así, la nueva imagen de Zara es más similar a la de un gran almacén de lujo que a la de una cadena como Gap o H&M, que copan dos de las tres primeras plazas del mundo de la distribución de moda.

 

La apuesta de Inditex por elevar el posicionamiento de su cadena estrella se desmarca también de la seguida por grupos españoles como Mango. La compañía presidida por Isak Andic anunció la semana pasada una reducción media del 20% en sus precios, una estrategia que Inditex ya ha descartado adoptar.

 

Mientras en la planta femenina predomina el blanco, en la dedicada al hombre los tonos se oscurecen mediante elementos como el mármol del suelo. La cadena ha introducido una colección especial para hombre que sólo estará disponible en este establecimiento, con calidades y precios superiores a los habituales.

 

La colección femenina se encuentra en la planta a pie de calle y la masculina, en la superior. Zara Basic, Zara TRF y Zara Kids, las líneas más jóvenes e infantil de la cadena, se encuentran en la planta inferior.

 

Con un total de 5.500 tiendas en ochenta mercados a través de sus ocho cadenas, Inditex se ha convertido en el primer grupo de su sector por volumen de facturación. La compañía, que cerró 2010 con unas ventas de más de 12.500 millones de euros (a la espera de que la próxima semana presente resultados del ejercicio 2011), ha llevado a cabo durante los últimos dos años la renovación de la imagen de todas sus cadenas.

 

Mientras sus rivales están sufriendo las consecuencias de la crisis económica (H&M con una caída de sus márgenes y Gap viéndose afectada por la dependencia de Estados Unidos), Inditex logra elevar tanto sus márgenes como sus ventas.