Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra Política de cookies.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Mar 201714:42

El modelo ‘start up’ en la empresa de moda

 

 

 

Estamos hablando de una forma de ver el proyecto empresarial de moda, mucho más actual, accesible y en concordancia con los mercados globales existentes.

¿Por qué no aplicar algo que ya está funcionando adaptándolo a la idiosincrasia de nuestra industria? Me encontré en un desayuno empresarial con un emprendedor de moda que se llama Carlos Castells que conocía por ser un ejecutivo de comunicación y márketing de una multinacional hotelera y me sorprendió gratamente su proyecto, que se presentó como una modelo estratégico que (por el momento) funciona y es rentable.

 

Y digo esto, deseándole todo lo mejor, pero en el competitivo mundo de los negocios, y más de la moda, lo que hoy funciona si no se adecúa a todas las circunstancias puede fallar, pero bastante bien pinta.

 

Rock Beach, así se llama su marca de moda, surge del mundo del marketing y no de la Moda. En lugar de crear un producto con unas características determinadas, primero crea una marca para generar un estilo.

 

En este caso, como otras marcas que surgen hoy en día, se venden sus productos en tiendas multimarca en territorio nacional y en Reino Unido.

 

Como idea principal de su marca, su storytelling, como hemos hablado en otras ocasiones, es que la ropa da visibilidad de tu imagen personal, asocian un territorio a la marca que en este caso es un estilo de vida balear, propio, autóctono como ya hace por ejemplo Hollister con California.

 

Tratan de superar el modelo de souvenir que aunque es muy vendible está obsoleto, y aprovechan el “rebufo” dejado por Estrella Damm y su campaña “Mediterraneamente”, por lo que no es algo original pero está bien planteado a sus objetivos de marca. Para él el Mediterraneo, es la California de Europa, en esa idea trata de generar la identificación de su producto con un estilo de vida ,de vestir propio y en ello están. Su logo, el cangrejo, está asociado a las playas de roca características de la zona y tiene un buen impacto de cara al potencial consumidor. No olvidemos que es una estrategia que surge del Marketing, de “atar” emocionalmente y sentimentalmente nuestros productos a nuestros públicos.

 

La formula de crecimiento potencial es el que tiene cualquier empresa del sector, la venta multimarca, la on line, up-stores, tiendas propias y posibles franquicias.

 

No obstante, el enfoque es internacional, como debe de ser el de cualquier empresa que quiera sobrevivir en la globalización y utiliza conceptos empresariales más anglosajones que son vitales para este modelo de negocio.

 

Es lo que se llama proceso Lean Start Up, que busca en la  complejidad la hipótesis más arriesgada para practicar el proyecto sin dilapidar nuestro capital inicial a la hora de crear la empresa.

 

Se trata de Construir- Medir- Aprender- Evolucionar, un procedimiento cíclico que nos va a permitir testar y cambiar lo que sea necesario.

Porque “Fallar no es fracasar” y es una herramienta fundamental que conocen en el mundo anglosajón  ,sin embargo, todavía suena a anatema en nuestro país.

Y la idea es que hay es que hay que fallar rápido y fallar barato. Que es la manera de nuestra start up de moda sobreviva a la competitividad existente.

 

También define su modelo de negocio con términos del marketing estratégico como es el modelo “Gacela” que es el que define un rápido crecimiento, ágil detección y exploración de nuevos productos. Todo ya está escrito en manuales, no hay nada inventado ni original, pero hay que saber implementarlo.

 

Este tipo de firmas start up son grandes generadoras de empleo, con una gran adaptación al mercado, tienen una gran flexibilidad en su estructura organizativa y con mucha facilidad de crear alianzas.

 

Claro, el empleado que necesita este tipo de empresas es lo que se denomina un growth hacker, esto es, un profesional analítico, multidisciplinar y con un dominio de las nuevas tecnologías: se apoya en redes sociales, cobranding, publicity, influencers…vamos que sólo con diseñar un producto bonito, poner el espacio y el dinero no está creado el negocio del siglo XXI.

 

Tenemos que push, empujar y seducir, podemos tener un producto local pero la estrategia y la proyección es global.

¿Queremos vender albarcas en el Soho? Ya se está haciendo…busca tu manera de llevar el producto donde quieras, con una planificación actual, y lo harás a un coste asumible.

 

 

 

 

...