Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Back Stage F. Marín-Camp

La Unión Europea propone ampliar la garantía de las compras online hasta los dos años

 

Nuevo paso en la unificación del mercado digital en Europa. Bruselas se propone ampliar el plazo de garantía de los productos adquiridos en la Red hasta los dos años, según una nueva propuesta de directiva presentada por la Comisión Europea.

 

En la actualidad, los consumidores españoles que compran artículos textiles, de electrónica u otros bienes a través de Internet pueden ejercer su derecho de garantía respecto a un producto defectuoso durante un periodo de seis meses sin tener que probar que el defecto ya existía en el momento de entrega. Con la nueva normativa, este periodo pasaría a ser de dos años, según destaca Rafael Gómez-Lus, experto legal de la consultora Trusted Shop España.

 

En caso de que la propuesta de directiva entrase finalmente en vigor, “si un consumidor compra unos vaqueros en una tienda online y estos se deshilachan o se rompen a los ocho o diez meses, dejando de cumplir su función, ya no será necesario que el comprador justifique su devolución”, asegura Gómez-Lus.

 

Esta propuesta se incluye a la lista de deseos de Bruselas para la regulación comunitaria del comercio electrónico, que prevé crear un mercado digital único de 500 millones de personas

 

El objetivo de esta reforma, que beneficiará sobre todo a los consumidores de productos de electrónica o electrodomésticos, es eliminar las barreras normativas existentes entre los 28 estados miembro de la Unión Europea en vistas a crear un mercado digital común que abarque 500 millones de compradores.

 

Esta propuesta se incluye a la lista de deseos de Bruselas para la regulación comunitaria del comercio electrónico. El conjunto de medidas puede tener un impacto importante en el sector de la moda, donde el ecommerce ha ganado peso en los últimos años.

 

Gómez-Lus destaca que “es una propuesta de mínimos, puesto que algunos países de Europa cuentan con plazos de garantía que superan los dos años”. Si la medida sale adelante, “será el fabricante el que tendrá que analizar si existe un abuso por parte del consumidor en las devoluciones dentro de los dos primeros años”, apunta.

 

Tras presentar la propuesta, “se iniciará un proceso legislativo y se redactará una directiva que deberá ser aprobada por cada estado miembro”, según Gómez-Lus. Sin embargo, el experto asegura que esto es más bien un trámite, puesto que “hay muy poco margen para que los países no acaben incorporando la nueva regulación”.

 

La Comisión Europea calcula que la eliminación de barreras normativas entre todos los países de la Unión Europea generará 4.000 millones de euros anuales y la creación de miles de empleos. Muchas de las propuestas no se formalizarán hasta 2017, puesto que afectan a muchas leyes de distintos estados.